Una de las novedades que introduce la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento administrativo común de  las Administraciones Públicas, es la regulación de la potestad reglamentaria introduciendo los principios de buena regulación y la adaptación a éstos de la normativa vigente, la evaluación normativa, la planificación normativa y la participación de los ciudadanos.

La Administración deberá revisar periódicamente su normativa vigente para adaptarla a los principios de buena regulación.

También deberá evaluar cómo se han conseguido los objetivos previstos y si estaba justificado y correctamente cuantificado el coste y las cargas impuestas en ellas. Esta evaluación se plasmará en un informe que se hará público en la forma que se regule por parte de la Administración concreta.

La norma también prevé la planificación normativa, por la que cada Administración hará público un Plan Normativo que contendrá las iniciativas reglamentarias que vayan a ser elevadas para su tramitación en el año siguiente. Esta Plan, de carácter anual, una vez aprobado se publicará en el Portal de la Transparencia.

  • Plan Anual Normativo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies